Londres convierte sus farolas en puntos de recarga para los vehículos eléctricos

La ciudad inglesa se prepara para ofrecer a sus ciudadanos la infraestructura de recarga necesaria para la utilización de vehículos eléctricos. En fechas muy próximas, las farolas de la ciudad además de iluminar se convertirán en lugares en los que los londinenses podrán cargar sus coches.

Uno de los problemas que tiene la gente que se decide por adquirir un vehículo eléctrico es la poca disponibilidad de puntos de recarga para sus coches en determinadas zonas, lo que en muchos casos limita en gran medida la utilización de estos automóviles. La medida que quiere llevar a cabo la ciudad de Londres da ofrece a los conductores la tranquilidad necesaria a la hora de recargar sus coches y fomenta también el uso de estos vehículos.

La empresa alemana Ubitricity, ha desarrollado un sistema gracias al cual puede transformar el alumbrado público en puntos de carga para los coches eléctricos.

Este dispositivo al que han llamado SmartCable, es similar a los puntos de carga ya existentes, únicamente hay que conectar el dispositivo que la empresa entrega a sus clientes.

Además, las farolas que cuenten con estos dispositivos están conectadas con la compañía eléctrica, para saber quiénes son las personas que hacen uso de ellas y cuál es la cantidad de energía que consumen.

La primera fase ya está casi completada y tiene como objetivo que 57 farolas de los barrios de Chelsea y Kensington se transformen en puntos de carga para vehículos alternativos a los combustibles fósiles, que estarán activos las 24 horas del día, los siete días de la semana.

¿Cómo consiguen utilizar las farolas como puntos de carga?

Lo primero es cambiar el tipo de bombilla que utilizan, es decir, sustituir la bombilla tradicional por una bombilla Led. Una vez realizan esto, la corriente eléctrica sobrante se utiliza para cargar el vehículo. Los cargadores, tienen un contador en el que se muestra la cantidad de electricidad consumida, aunque también se les ofrece la posibilidad de visualizar esa información desde una app móvil.

¿Cómo podrá el cliente acceder a este servicio?

En primer lugar, deberá darse de alta, y adquirir un wallbox -el punto de carga del vehículo-, cuya potencia máxima es 4.6kW y 20 amperios. El dispositivo cuenta con un contador que mide la cantidad de electricidad que se consume. Cada sesión de carga tendrá un coste de poco más de 1€, el mismo precio con el que se sancionará a las personas que dejen su coche más de 24 horas seguidas cargando.


The Author

Carlos Guasch

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies